En muchas ocasiones he escuchado que es importante perdonar para estar en paz, y no estoy de acuerdo con esta idea, ya que muchas veces el perdón tiene un significado oculto y muy desagradable. Para continuar con este texto te quiero invitar a que recuerdes la última vez que lastimaste a alguien aunque sea sin la intención, pero que esta persona se sintió ofendido por lo que hiciste; recuerdas que llegó un momento en el que te nació una necesidad de pedir perdón o disculparte, esa razón es porque en ti había una sensación de deuda y te generaba incomodidad, y tenias que deshacerte de eso, después de haber pedido perdón sentiste una especie de alivio de liberación, un peso que quedó en la persona que te disculpó o perdonó.  Ese es el problema del perdón, el perdón libera mas al que hirió que al que fué ofendido.  El perdón  pone en una situación de superioridad, si hablamos de salud mental, más sano seria  iniciar a reconocer las cosas que haces y que lastiman a otros y buscar una forma sana de reparar el daño sin hablar de recompensas o regalos, puedes dirigirte a la persona y hablarle con sinceridad, con humildad, reconoce que te equivocaste y no digas que nunca lo volverás a hacer ya que es algo difícil de cumplir, pero si puedes hablar de que harás lo posible por que no se vuelva a repetir y que estarás mas consciente de ti mismo, evita culparlo por lo que hiciste, diciendo "si tu no hicieras ciertas cosas yo no haría esas cosas" porque ahí no te estas responsabilizando.
No perdonar a alguien, no significa ser rencoroso, sino que estas en desacuerdo de las cosas que hace y prefieres poner limites a ciertas relaciones, para buscar un ambiente mas saludable. Es valido decir "No te perdono porque no me corresponde hacerlo, pero no estoy de acuerdo con lo que haces, y puedo vivir en armonía contigo, esperando que en el futuro respetes esa postura como yo procuraré hacerlo."